preloder

Había una Vez…

Había una vez…

Una frase conocida por casi todas las mujeres debido a los cuentos de hadas. ¿Porque seremos tan soñadoras? En lo mas profundo de nuestro corazón, todas queremos vivir en un cuento de hadas escrito por nosotras, en donde estemos rodeadas de paz, felicidad, amor, éxito y ropa de en sueño, ¿apoco no? un mundo escrito por nosotras y para nosotras, único y especial.

Sin embargo, vivimos en un mundo completamente diferente a los cuentos de hadas, en donde hay guerras, enfermedades, carencias y llanto. En donde la felicidad parece un pequeño destello de luz en un cielo completamente negro.

Tal parece que nuestra vida ya esta escrita para nosotros, desde que nacemos, tendemos a ser dictados por la sociedad en la que nos encontramos, elegimos nuestras carreras de acuerdo a lo que estudiaron nuestros padres o que nos de una probabilidad mayor de poder encontrar un trabajo de acuerdo al lugar en donde vivimos, después, elegimos un trabajo que nos pueda dar ingresos económicos para poder solventar nuestros gastos. Si tenemos suerte, este seria el panorama para una sociedad media o media – alta. Pero, ¿que pasa con la sociedad baja?, donde la oportunidad de continuar con los estudios es casi nula, se cierran las puertas para ellos y no hay muchas opciones de trabajo.

Esta es la realidad de nuestro mundo, ¿en donde quedan los cuentos de hadas? Sin embargo, hasta Cenicienta vivió la perdida de sus padres, Aurora de la Bella Durmiente tuvo que vivir lejos de su familia hasta los 16 años, la Bella de la Bella y la Bestia era juzgada por gustarle los libros (hoy en día les llamamos ‘‘nerds’’), la Sirenita no era feliz en el mundo que le toco vivir ‘‘bajo el mar’’, Pocahontas no quería casarse con la persona que su familia había elegido para ella, de igual manera Merida de Valiente quería elegir su propio destino…

Viéndolo de esta manera, los cuentos de hadas no están tan alejados de la realidad, en ellos también existen momentos tristes y difíciles, pero, ¿que hacen nuestras princesas ante estos problemas? luchan por sus sueños, todas y cada una de ellas tuvieron que poner manos a la obra para lograr hacer realidad sus sueños. ¿Estamos luchando nosotras por los nuestros? no es fácil, pero siempre es posible. Nuestras hadas madrinas vienen de todas formas y colores, son de carne y hueso, esas personas que nos ayudan a seguir adelante y nos dan ese  ‘‘empujoncito’’ para triunfar.

¿Lo que estas haciendo ahorita te acerca a lograr tus sueños? ¿Que estamos esperando?

Con amor,

KimGarza

Posted August 15, 2016
Prev Next

Leave a comment

en_USEN
es_MXES en_USEN